Corea del Sur empató a Argentina y marcó la diferencia en los penales.

Las imágenes del final fueron elocuentes: Las lágrimas de Ferreiro, Bugallo y Casella; la incredulidad de Rey. No había palabras para explicar los sentimientos. Los Leones dejaron todo y ahora sólo resta mirar para adelante. Porque fueron 11 los jugadores argentinos que debutaron en un Mundial, señal de que el futuro está, y que pronto habrá nuevos desafíos como la continuidad de la FIH Pro League y la participación en los Juegos Panamericanos de Santiago que dará el pasaporte a los Juegos Olímpicos, nada menos.

En los primeros minutos Argentina manejó el juego con una absoluta paciencia, recuperando la pelota muy fácilmente y llevando peligro al círculo rival. Maico Casella y Nicolás Keenan fueron amenaza para los coreanos hasta que el propio centrodelantero aprovechó una nueva chance y facturó. Fue a los 7 minutos cuando Catán envió la bocha al área, Jonghyun falló y el goleador anticipó al arquero Jaehyeon y convirtió desde el piso. Estuvo bien Argentina después de abrir el marcador. En concentración, en posturas. Y Corea no salía de su campo. Aunque tuvo un corner corto en el que Jonghyun no pudo superar la buena respuesta de Santiago. Argentina era superior moviendo la bocha y esperando los espacios para poder atacar.

Hasta que a los 17 minutos Jungjun cedió a Taeli y Kim Sunghyun puso el empate. Luego llegó el segundo fijo para Corea y, tras una serie de rebotes, Jeong Junwoo puso arriba a su equipo a los 19. Pero Argentina respondió enseguida y sólo 60 segundos después Tarazona encontró a Nicolás Keenan en el área y tras un gran movimiento dejó atrás a Jaehyeon y logró el nuevo empate parcial. Corea hacía daño pero Argentina tenía mejores individualidades y así llegó a un nuevo fijo a los 23 minutos que Nicolás Della Torre transformó en gol con una arrastrada cruzada impecable. Argentina proponía y empujaba al rival.

La segunda mitad ofreció una imagen de un equipo argentino más seguro atrás en el inicio, con doblajes en el área y con diagonales profundas que siguieron generando peligro en el área adversaria. Pero a los 10 minutos Jang Jonghyun, otra vez con el fijo, le dio a Corea el nuevo empate. Sin embargo, segundos más tarde Bugallo atacó por la izquierda y provocó otra vez el corto. Primero respondió bien Jaehyeon ante Nicolás Della Torre pero la jugada terminó en un nuevo corto y esta vez el defensor no falló.

En el inicio del último cuarto, a los 16 minutos, una buena combinación por la derecha entre Monja y Toscani derivó en el centro, el desvío de Casella y Nicolás Keenan aprovechó el rebote corto para darle una mayor tranquilidad al equipo. Por primera vez había dos goles de ventaja y Argentina comenzó a controlar el partido después de esa situación. Aunque no definitivamente porque a los 19 de nuevo Jang Jonghyun acertó su segundo gol en el corto y Corea achicó de nuevo las diferencias. Corea tuvo un nuevo fijo y así llegó el quinto gol a los 25 minutos cuando Lee Nam Yong desvió el corto en una jugada perfecta.

Llegaron los penales y los Leones alimentaron la esperanza pero el último tiro argentino no fue convalidado porque se pasó milimétricamente de los ocho segundos permitidos y la chicharra sonó antes. Así festejó Corea al quedar en la delantera por 3 a 2.

Ahora queda terminar en lo más alto aunque el noveno puesto será la mejor ubicación. El primer paso será el jueves ante Chile. Habrá que hacer borrón y cuenta nueva, levantar la cabeza y dejar atrás rápidamente lo sucedido en la noche de Bhubaneswar.

   

Fuente: Prensa de la CAH.
Foto: Hockey India

Deja un comentario